Imagen de Tomás Zumárraga durante su discurso

Mundo empresarial japonés, merece la pena dedicarle unos minutos

01-03-2019   Shacho Kai
Newsletter semanal

Dediqué mi carrera profesional a Bridgestone lo que me permitió conocer y aplicar la filosofía de gestión japonesa, así como su adaptación a nuestra operación española, no fue fácil ni exenta de barreras. Lo hicimos siempre mirando lejos y tratando de asegurar la sostenibilidad económica, pero claro, siempre alineada a la estrategia y planes de nuestra corporación.

Después de mi jubilación decidí continuar mi actividad de responsabilidad social tratando de desarrollar la asociación Shacho Kai (de “shacho” presidente y “kai” asociación), que fundamos en 2008 con el objetivo de ser una plataforma de defensa de los intereses y de promoción de los valores del mundo empresarial japonés en general y, por lo tanto, facilitar las relaciones económicas y el mutuo entendimiento entre nuestros países.

Han pasado 10 años desde que creamos Shacho Kai, han sido 10 años intensos que han coincidido con una profunda crisis que ha sufrido España y toda la economía global, crisis que afortunadamente estamos superando.

No ha sido fácil trazar nuestro camino, sin embargo, nunca perdimos la dirección: “siempre tratando de encontrar la mejor manera de servir a nuestros socios”. (aquí la primera gran característica común a todas las empresas:” servimos a la sociedad”, que en Shacho Kai lo hacemos a través de servir a nuestros socios).

Estamos orgullosos de los avances conseguidos. Sin embargo, la mayor satisfacción ha venido sin duda alguna, de observar cómo nuestros socios superaban con éxito esta etapa y salían reforzados de la crisis, lo que dice mucho de su orientación al largo plazo, capacidad y vocación de permanencia de las empresas japonesas y, por lo tanto, de sus filiales españolas. (2ª característica: “La orientación al largo plazo y la vocación de permanencia”)

Decía un socio recientemente, que su empresa era muy joven para el estándar japonés, que solo tenía 85 años (3ª característica: “Son miles las empresas centenarias”). Han demostrado que se puede lograr. Son empresarios, empresarios de verdad.

Quiero ver que el Emperador de Japón está reconociendo en mi persona la contribución que tratamos de hacer desde Shacho Kai en la defensa de los intereses de las empresas japonesas en España, así como la promoción del mundo empresarial japonés y en el desarrollo de las relaciones económicas y el mutuo entendimiento entre Japón y España, por cierto, muy fructíferas. 

A continuación, unos datos para que nos hagamos una idea: Japón es el 2º mayor socio comercial de España en Asia y nuestras relaciones continúan fortaleciéndose. Las empresas japonesas mantienen un stock de inversión en nuestro país superior a 4.000M€. Son más de 300 filiales de grandes compañías en distintos sectores, algunas no muy grandes en España, pero todas ellas son líderes tecnológicos en sus sectores y que por lo tanto son claves y contribuyen sustancialmente al desarrollo de la economía española. Hemos visto duplicar el comercio bilateral, crecen las inversiones en España, el restablecimiento del vuelo directo Madrid-Tokyo, los acuerdos entre compañías españolas y japonesas para terceros países, un gran crecimiento del turismo español a Japón y en fin, ver como se firmó el acuerdo de socios estratégicos entre nuestros gobiernos por el Primer Ministro Abe y el presidente Rajoy. 

Ahora se abren una gran cantidad de oportunidades tras la entrada en vigor el pasado 1 de febrero del deseado y trabajado acuerdo de asociación económica entre la UE y Japón, muy cercano a un acuerdo de libre comercio. Seamos prácticos, Japón es un socio muy conveniente para España.

En Shacho Kai tenemos como misión principal servir a los intereses de nuestros socios. Como consecuencia servimos a Japón y, claro a la sociedad española en la que vivimos y desarrollamos nuestra actividad.
Tratamos siempre de hacerlo buscando la sinergia, palabra mágica tan utilizada como poco aplicada, sinergia con los demás actores del mundo japonés en España: Embajada, Suiyo Kai, Fundación-Consejo España-Japón, Jetro, InvestinSpain, Icex, etc. 

La sinergia y el trabajo en equipo (4ª característica: “el trabajo en equipo y la implicación de todos los actores relacionados”) son dos de los principios fundamentales de la filosofía de gestión japonesa y todo un ejemplo de cómo se puede llegar lejos trabajando en equipo con proveedores, clientes y trabajadores. El famoso vector en el que todas las fuerzas disponibles empujan los objetivos en la misma dirección, la fuerza que se acaba logrando es realmente imbatible. Ese vector común será difícil que empuje en la misma dirección si no somos capaces de lograr una razonable armonía entre todos ellos. La armonía, el “Wa”, (5ª característica: “solo con armonía se puede lograr la implicación de todos los actores”) está en el ADN de Shacho Kai.

Al hilo con estos principios, voy a  relacionarlo con el gran proyecto que pusimos en marcha el año pasado con nuestra asociación hermana SUIYO KAI y como contribución al 150 aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Japón y España. Publicamos nuestro segundo libro: “Por qué tienen éxito las empresas japonesas. 50 años contribuyendo a la economía española” (descarga libre en www.Shacho Kai.es) que ahora tendrá su continuidad en la ampliación de las historias de éxito de nuestros socios que allí explicamos.

Decidimos hacerlo partiendo de una de las recomendaciones del libro blanco que elaboramos con motivo del año dual Japón-España celebrado en 2014, que nos anunciaba la carencia en el conocimiento de la cultura empresarial japonesa en España. 

El nuevo libro tiene como objetivo divulgar la cultura empresarial y las filosofías de gestión japonesas a través de historias de éxito en España, lo que facilitará las relaciones comerciales o simplemente un cierto conocimiento que permita trabajar en una compañía japonesa. Contando esas historias de éxito apoyamos indirectamente la calidad, innovación y fiabilidad de todos los productos y servicios de las empresas japonesas (6ª característica: “una orientación generalizada para buscar la satisfacción del cliente”, que logra unos niveles excepcionales de calidad y fiabilidad). Generalizamos los casos al situar bajo un mismo paraguas a todas las empresas japonesas que operan con sistemas similares (7ª característica: “Japón es un país muy homogéneo y uniforme”).

No tenemos ninguna duda que ayudará a muchas empresas españolas a encontrar unas metodologías útiles en sus empresas y en especial entender las razones que hacen de Japón y su mundo empresarial unos maestros en su capacidad de gestionar el cambio, por último, les facilitará el dialogo con empresas japonesas al entender mejor sus valores y cultura empresarial. 

Una sugerencia, antes de dar un paso hacia Japón es muy recomendable informarse y profundizar en de qué manera puedes contribuir al desarrollo de tu socio japonés y que planes ofreces para continuar desarrollándolo en el futuro. Si estás pensando ofrecer algo que ya está disponible tendrás muchas dificultades, la unión y trabajo en equipo con los proveedores actuales será una barrera cuasi infranqueable. Si lo que se trata de una alianza, asegúrate de que existirá una sinergia y, actúa con trasparencia y armonía mirando al largo plazo.

Los japoneses son todo un ejemplo de superación de las dificultades y de desarrollar un modelo de bienestar con la riqueza de la formación y la cultura y, con la inteligencia y voluntad de superación a pesar de adolecer de materias primas y de mercados cercanos. Eso si con exquisito respeto y cortesía.

Rodrigo, capitán de una goleta que naufragó cerca de Edo (Tokyo) hacia 1610 escribía al rey de España destacando dos cosas: Lo limpia que estaba Tokyo y la puntualidad extrema de los japoneses. 

Tomás Zumárraga Ortiz


Volver